El Centro Histórico, para ti y tu familia
Por: Sandra Ortega
N89

El Centro Histórico, para ti y tu familia

Recorrer a guuuusto el Centro Histórico, sin apretujones, sin ruido y sin gente, ¡sí es posible! El día primero de enero, durante toda la mañana, ¡el Centro está casi vacío! Toma tu cámara fotográfica o prepárate con un teléfono celular o una tableta, ponte bloqueador solar, carga tu botella de agua y… consigue las fotografías más padres del Centro, con tu familia.

Pídele a tus papás que te lleven a desayunar a alguno de los cafés tradicionales, como el Sanborns de los Azulejos, La Pagoda o El Popular, y luego, a caminar por calles y plazas.
La Catedral y el Palacio Nacional te parecerán más grandes que nunca, y podrás jugar a lo que quieras en el Zócalo, incluso conocer a otros niños. La plaza de Santo Domingo te va sorprender, te sentirás como en una ciudad muy, pero muy antigua. Y si vas a la Alameda y al Palacio de Bellas Artes, también tendrás un escenario gigante que ni te imaginas. Voltea hacia arriba, no te pierdas las decoraciones de los edificios: formas vegetales, mascarones, angelitos y figuras geométricas talladas en piedra. En la Alameda y en el Monumento a la Revolución, podrás disfrutar mejor las fuentes secas.

Aprovecha, porque es un gran día para gozar del Centro.