KM.CERO N.18

El Centro a Fondo
Por: Patricia Ruvalcaba
Basta con caminar un par de cuadras para encontrarse con uno o un grupo de ciegos, lo que no necesariamente ocurre en otros rumbos de la Ciudad.