KM.CERO N.55

El Centro a Fondo
Por: Sandra Ortega
Volar papalotes, montar una cacería, pasear a un pato, hacer un concierto masivo, protestar a solas o en medio de una multitud, esperar en la línea de sombra que forma el asta bandera, tomar fotos, montar un museo, acampar, echarse una cascarita, patinar sobre hielo, encontrarse con alguien, organizar una feria de libros o una informativa o una de servicios, acopiar pet o materiales de apoyo en caso de desastre, hacer demostraciones deportivas, encuerarse con otros miles para una foto, vender, comprar, defender a la Patria, cantar el Himno Nacional, dar el Grito, desfilar, repartir besos, presentar una obra de teatro o un performance, defender un gobierno o derrocarlo, ver un campeonato de futbol o jugarlo, participar en una procesión religiosa, tomar el tranvía o el metro, correr, ligar, ver la bandera, escucharla… Los usos que ha tenido el Zócalo, desde la época prehispánica hasta nuestros días, y no sólo su ubicación y su simbolismo político, le han dado significados cambiantes a través de la historia. Su etapa más democrática es la actual. Km. cero repasa en esta investigación especial los momentos más luminosos y los más oscuros de la plaza pública más importante del país.